Nuestra parroquia es acogedora, ora, adora, celebra la liturgia, sirve a la comunidad con obras espirituales y materiales, comparte y disfruta en familia, se forma y estudia para ser Cuerpo Místico de Cristo que hace presente a Dios-Amor. Visítanos en la

Parroquia Cristo Redentor
Arquidiócesis de San Juan, Puerto Rico
Iglesia Católica, Apostólica y Romana

En Comunión
BOLETÍN PARROQUIAL DIGITAL


Domingo 24 del Tiempo Ordinario - Ciclo C
11 de septiembre de 2022




LITURGIA DE LA PALABRA

Leemos hoy las tres parábolas de la misericordia que recoge san Lucas en el capítulo 15 de su evangelio. La infinita misericordia de Dios es la manifestación de su ser Amor que se desvive por cada uno de nosotros sin escatimar nada para llevarnos a lo que es el verdadero bien para cada uno, a lo que nos hace plenos y felices. Para eso tiene que atraernos con su amor de tal modo que el pecado, las desviaciones voluntarias de su voluntad que buscamos y llevamos a cabo creyendo equivocadamente que con ello alcanzamos felicidad y plenitud, no nos atraigan. Su amor incondicional busca como primer paso, necesario para abrirnos a la plenitud de su amor, el perdón de los pecados que hemos cometido y que nos han hecho daño y han dañado nuestras relaciones con los demás y con la creación. La misericordia divina no la detiene ni la cantidad ni la gravedad de nuestros pecados. Sólo le interesa que nos demos cuenta de lo que hemos hecho y, reconociendo que estamos mal, le dejemos perdonarnos y amarnos como solo Dios puede amar. ¿Te sorprende que Dios te ame sin importarle lo que hayas hecho, sino solo buscando tu felicidad y bienestar? ¿Has experimentado esto en tu vida? ¿Te atreverías a dejar que en ti Dios amara así a los demás? ¿Te gustaría ser misericordioso como el Padre?




CONSEJO DE LA SEMANA

Las parábolas de hoy nos muestran un Dios que sale de sí para buscar a los pecadores y amarlos allí donde están y como están, esperando una respuesta positiva de conversión a su amor. Te invito a reflexionar si percibes esta dinámica en nuestra comunidad parroquial y si la percibes en ti. Dialoga en tu oración sobre cómo quisiera Dios que te integraras en esta dinámica del Amor divino.




VIDA PARROQUIAL

Misa dominical
Celebramos la Misa dominical con participación de fieles los sábados a las 6 pm y los domingos a las 10:30 am. Los domingos se transmite en vivo por nuestro canal de YouTube y por Facebook.

Misa ferial, Cenáculo y Adoración
Los martes luego de la Misa de 6 pm celebramos el Cenáculo Mariano. Los jueves desde las 4 pm celebramos la adoración eucarística concluyendo con la Misa de 6 pm. Los viernes celebramos la Misa a las 6 pm.

Internet
En YouTube y Facebook se estrena la Hora Santa de Adoración los jueves a las 10 am y se transmite en vivo la Santa Misa los domingos a las 10:30 am. También en YouTube desde los lunes se publica el comentario de P. Ángel a las lecturas del domingo. En nuestro sitio web tendremos la información más reciente sobre la vida parroquial.

Oficina
La oficina parroquial (787-946-1999) está abierta martes y jueves de 3:00 a 5:00 pm.

Para hacer su donativo
[1] deposite su sobre en la urna a la entrada del templo o en la canasta al momento de la colecta
[2] envíelo por correo a: Urb. El Paraíso, 140 Calle Ganges, San Juan, Puerto Rico 00926
[3] use tarjeta de crédito o PayPal; en el sitio web de la parroquia escoja Donar en el menú superior izquierdo, seleccione el concepto, por ejemplo “Colectas Misas-Fondo general”, y ponga su número de sobre en el campo de comentario
[4] use ATH Móvil; seleccione “Donar”, busque “pacrired” y ponga en el campo de “Mensaje” su número de sobre y el concepto del donativo (Colecta, Ofrenda por Misa, etc.)

Taller Compass Católico
Este sábado 10 de septiembre se inició en nuestra parroquia el «Taller Compass Católico: Manejando las finanzas desde la perspectiva de Dios». Las sesiones de dos horas comienzan a las 3 pm y se extienden por 10 semanas. Se ofrecerá también de modo virtual comenzando este miércoles 14. Todavía estás a tiempo de participar en las sesiones presenciales y dejar que Dios sane tu relación con los bienes materiales. Llama a Jorge Ramírez al 787-627-1776.

Cáritas Cristo Redentor
informa que gracias a la generosa y rápida respuesta recibida, la semana pasada se envió un cheque por $3,223 al Hogar Rafaela Ibarra para costear los módulos académicos de las 8 niñas que alberga la institución. Este donativo hará posible un mejor porvenir para estas niñas que han sido removidas de sus hogares.




INFORME ECONÓMICO
Mes finalizado el 31 de julio de 2022

 Colecta de la semana - sueltos $1,756.00 
 Colecta de la semana - sobres  3,225.00 
 Donativos por medios electrónicos  772.48 
 Donativos por medios electrónicos - sobres  501.37 
 Ofrendas especiales 250.00 
 Ofrendas funciones parroquiales 400.00 
 Tasas administrativas (Bautismos, Misas, Otros)  346.00 
 Venta de El Visitante 60.00 
 Arrendamiento de local 100.00 
 Colecta imperada diocesana - Óbolo de San Pedro  10.00 
 Urna - Cáritas parroquial  5.00 
 Fondo Construcción y mejoras  50.00 
   
 ACUMULADO ANUAL  
 Ingresos  54,016.76 
 Gastos   51,538.86 
 Proyectos 7,101.48 
 Neto
 (4,563.58)
 FONDO CÁRITAS PARROQUIAL - ACUMULADO ANUAL  
 Ingresos  60.00 
 Gastos   0.00 
 Neto
 60.00 




SANTA MISA



Gloria

Gloria a Dios en el cielo,
y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.

Por tu inmensa gloria te alabamos,
te bendecimos, te adoramos,
te glorificamos, te damos gracias,
Señor Dios, Rey celestial,
Dios Padre todopoderoso.
Señor, Hijo único, Jesucristo.

Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre;
tú que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros;
tú que quitas el pecado del mundo,
atiende nuestra súplica;
tú que estás sentado a la derecha del Padre,
ten piedad de nosotros;
porque sólo tú eres Santo,
sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo,
con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre.

Amén.



Primera lectura

Lectura del libro del Éxodo (32, 7-11. 13-14)

En aquellos días, el Señor dijo a Moisés:

«Anda, baja de la montaña, que se ha pervertido tu pueblo, el que tú sacaste de Egipto. Pronto se han desviado del camino que yo les había señalado. Se han hecho un becerro de metal, se postran ante él, le ofrecen sacrificios y proclaman:

“Este es tu Dios, Israel, el que te sacó de Egipto”».

Y el Señor añadió a Moisés:

«Veo que este pueblo es un pueblo de dura cerviz. Por eso, déjame: mi ira se va a encender contra ellos hasta consumirlos. Y de ti haré un gran pueblo».

Entonces Moisés suplicó al Señor, su Dios:

«¿Por qué, Señor, se va a encender tu ira contra tu pueblo, que tú sacaste de Egipto, con gran poder y mano robusta? Acuérdate de tus siervos, Abrahán, Isaac e Israel, a quienes juraste por ti mismo:

“Multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo, y toda esta tierra de que he hablado se la daré a vuestra descendencia para que la posea por siempre”».

Entonces se arrepintió el Señor de la amenaza que había pronunciado contra su pueblo.

Palabra de Dios. (R. Te alabamos, Señor.)



Salmo
(50, 3-4. 12-13. 17 y 19 (R.: Lc 15, 18))

R.: Me levantaré, me pondré en camino adonde está mi padre.

Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado. R.

Oh, Dios, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme.
No me arrojes lejos de tu rostro,
no me quites tu santo espíritu. R.

Señor, me abrirás los labios,
y mi boca proclamará tu alabanza.
El sacrificio agradable a Dios
es un espíritu quebrantado;
un corazón quebrantado y humillado,
tú, oh, Dios, tú no lo desprecias. R.



Segunda lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a Timoteo (1, 12-17)

Querido hermano:

Doy gracias a Cristo Jesús, Señor nuestro, que me hizo capaz, se fió de mí y me confió este ministerio, a mí, que antes era un blasfemo, un perseguidor y un insolente.

Pero Dios tuvo compasión de mí porque no sabía lo que hacía, pues estaba lejos de la fe; sin embargo, la gracia de nuestro Señor sobreabundó en mí junto con la fe y el amor que tienen su fundamento en Cristo Jesús.

Es palabra digna de crédito y merecedora de total aceptación que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, y yo soy el primero; pero por esto precisamente se compadeció de mí: para que yo fuese el primero en el que Cristo Jesús mostrase toda su paciencia y para que me convirtiera en un modelo de los que han de creer en él y tener vida eterna.

Al Rey de los siglos, inmortal, invisible, único Dios, honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Palabra de Dios. (R. Te alabamos, Señor.)



Aleluya

Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo,
y ha puesto en nosotros el mensaje de la reconciliación.



Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (15, 1-32)
(R. Gloria a ti, Señor.)

En aquel tiempo, solían acercarse a Jesús todos los publicanos y los pecadores a escucharlo. Y los fariseos y los escribas murmuraban diciendo:

«Ese acoge a los pecadores y come con ellos».

Jesús les dijo esta parábola:

«¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas y pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto y va tras la descarriada, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento; y, al llegar a casa, reúne a los amigos y a los vecinos, y les dice:

“¡Alegraos conmigo!, he encontrado la oveja que se me había perdido”.

Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse.

O ¿qué mujer que tiene diez monedas, si se le pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, reúne a las amigas y a las vecinas y les dice:

“¡Alegraos conmigo!, he encontrado la moneda que se me había perdido”.

Os digo que la misma alegría tendrán los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta».

También les dijo:

«Un hombre tenía dos hijos; el menor de ellos dijo a su padre:

“Padre, dame la parte que me toca de la fortuna”.

El padre les repartió los bienes.

No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, se marchó a un país lejano, y allí derrochó su fortuna viviendo perdidamente.

Cuando lo había gastado todo, vino por aquella tierra un hambre terrible, y empezó él a pasar necesidad.

Fue entonces y se contrató con uno de los ciudadanos de aquel país que lo mandó a sus campos a apacentar cerdos. Deseaba saciarse de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba nada.

Recapacitando entonces, se dijo:

“Cuántos jornaleros de mi padre tienen abundancia de pan, mientras yo aquí me muero de hambre. Me levantaré, me pondré en camino adonde está mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo: trátame como a uno de tus jornaleros”.

Se levantó y vino adonde estaba su padre; cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se le conmovieron las entrañas; y, echando a correr, se le echó al cuello y lo cubrió de besos.

Su hijo le dijo:

“Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo”.

Pero el padre dijo a sus criados:

“Sacad enseguida la mejor túnica y vestídsela; ponedle un anillo en la mano y sandalias en los pies; traed el ternero cebado y sacrificadlo; comamos y celebremos un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido; estaba perdido y lo hemos encontrado”.

Y empezaron a celebrar el banquete.

Su hijo mayor estaba en el campo. Cuando al volver se acercaba a la casa, oyó la música y la danza, y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.

Este le contestó:

“Ha vuelto tu hermano; y tu padre ha sacrificado el ternero cebado, porque lo ha recobrado con salud”.

Él se indignó y no quería entrar, pero su padre salió e intentaba persuadirlo.

Entonces él respondió a su padre:

“Mira: en tantos años como te sirvo, sin desobedecer nunca una orden tuya, a mí nunca me has dado un cabrito para tener un banquete con mis amigos; en cambio, cuando ha venido ese hijo tuyo que se ha comido tus bienes con malas mujeres, le matas el ternero cebado”.

El padre le dijo:

“Hijo, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo; pero era preciso celebrar un banquete y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido; estaba perdido y lo hemos encontrado”».

Palabra del Señor. (R. Gloria a ti, Señor Jesús.)



Credo

Credo de Nicea-Constantinopla

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios,
Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros, los hombres,
y por nuestra salvación
bajó del cielo,
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen,
y se hizo hombre;
y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.

Creo en la Iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo bautismo
para el perdón de los pecados.
Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.

Amén.


Credo «de los Apóstoles»

Creo en Dios, Padre todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo,
nació de santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos,
subió a los cielos
y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo,
la santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna.

Amén.



Santo

Santo, santo, santo es el Señor, Dios del universo.
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosana en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosana en el cielo.



Cordero

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
danos la paz.



Comunión espiritual

Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Pero como ahora no puedo recibirte sacramentado, ven espiritualmente a mi corazón.
(Pausa de adoración)
Como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno todo a Ti. No permitas, Señor, que jamás me separe de Ti. Amén.




ARTÍCULOS DE LA SEMANA


¿Por qué septiembre es el Mes de la Biblia y por qué los católicos deben leerla?
El sacerdote dominico colombiano Fray Nelson Medina, conocido por su apostolado en redes sociales, explica por qué septiembre es el Mes de la Biblia y por qué los católicos deben leer la Sagradas Escrituras con frecuencia.
Seguir leyendo


Siete consejos para decir adiós al «no tengo tiempo para rezar» y «contrarrestar la cultura moderna»
Mantener una rutina de oración firme y constante puede parecer casi imposible en nuestros días. Atender y cuidar a la familia, cumplir con largas jornadas laborales, horas perdidas en redes sociales…
Seguir leyendo


¿Cómo reconocer una Biblia católica? Fray Nelson lo explica
Fray Nelson Medina, sacerdote dominico colombiano conocido por su apostolado en redes sociales, explicó cuáles son los elementos a considerar para reconocer o identificar una Biblia católica.
Seguir leyendo


Una trigonometría en tu vida que incluye paz y alegría: el discernimiento según Peter Kreeft
El pasado 31 de agosto el Papa Francisco inició una serie de catequesis sobre el discernimiento, que debe alargarse en varias sesiones de sus audiencias públicas de los miércoles.
Seguir leyendo


“Pablo, el apóstol de Cristo” – Inspiradora película sobre los comienzos del cristianismo
La historia se sitúa durante la prisión que sufrió San Pablo en Roma, mientras espera su ejecución por orden del emperador Nerón. Al ambicioso prefecto de la prisión, Mauricio, le cuesta imaginar qué clase de peligro puede ser San Pablo, cuya fe inquieta a Roma.
Seguir leyendo


Fray Nelson a jesuita James Martin: No se puede manipular la Biblia para hacerla pro LGBT
Fray Nelson Medina, doctor en Teología Fundamental, advirtió al sacerdote jesuita James Martin que no se puede manipular la Biblia para hacerla “amigable” al lobby LGBT que este último promueve.
Seguir leyendo


6 de cada 10 estadounidenses apoya la financiación de centros pro vida
Por cuanto refiere el Instituto Charlotte Lozier, los más de 2,700 centros pro vida que hay en Estados Unidos ofrecieron en 2019 casi 2 millones de servicios.
Seguir leyendo


La cultura «woke» busca «reeducar» Occidente, a quien ve como «contrarrevolucionarios que liquidar»
La “cultura de la cancelación”, conocida también como la “cultura del woke” es una rama pujante de la corrección política que se está imponiendo con fuerza en Occidente, primero en Estados Unidos y ya presente en muchos otros países.
Seguir leyendo




VÍDEOS DE LA SEMANA



Catequesis en la
Audiencia general del Papa
7 de septiembre de 2022



Economía de Francisco:
la iniciativa que el Papa abordará en Asís
ROME REPORTS en Español



“Si alguno viene a mí”
Lectio de Lucas 14, 25-33
(Lectio del domingo anterior)
P. Fidel Oñoro, cjm



El diseñador de Nike que fabrica
zapatos para los más necesitados
INFINITO MÁS UNO

Copyright © 2022 Parroquia Cristo Redentor
Urb. El Paraíso, 140 Calle Ganges, San Juan, Puerto Rico 00926
T. 787-946-1999   |   CE. pcr@arqsj.org   |  W. pacrired.org

               

NUESTROS MINISTROS

P. Ángel L. Ciappi, Párroco
T: 787-244-9546
CE: pangelciappi@arqsj.org


P. Ysidro Valero
T: 754-268-9347

Diácono José Báez

NUESTRA VISIÓN
Una familia acogedora donde por la fe, la esperanza y la caridad vivimos la comunión.

NUESTRA MISIÓN
«Alimentarnos de la Palabra para ser servidores de la Palabra» (San Juan Pablo II, NMI 40). Dejarnos «misericordiar» por Dios para ser misioneros de la misericordia (Papa Francisco).

Powered by Wild Apricot Membership Software