Parroquia Cristo Redentor

Fiesta de la Sagrada Familia: Jesús, María y José Ciclo C

2015-12-26 8:38 AM | P. Ángel Ciappi (Administrator)

Queridos hermanos y hermanas:


En la Misa de clausura del Encuentro mundial de las familias en Filadelfia el pasado mes de septiembre el Papa nos dio una bella catequesis sobre la familia.  Meditemos algunas de sus palabras: “La familia tiene carta de ciudadanía divina. ¿Está claro? La carta de ciudadanía que tiene la familia se la dio Dios, para que en su seno creciera cada vez más la verdad, el amor y la belleza. […] Dios no quiso venir al mundo de otra forma que no sea por medio de una familia. Dios no quiso acercarse a la humanidad sino por medio de un hogar. Dios no quiso otro nombre para sí que llamarse Emmanuel (Mt 1,23), es el Dios-con-nosotros. Y este ha sido desde el comienzo su sueño, su búsqueda, su lucha incansable por decirnos: «Yo soy el Dios con ustedes, el Dios para ustedes». Es el Dios que, desde el principio de la creación, dijo: «No es bueno que el hombre esté solo» (Gn 2,18a), y nosotros podemos seguir diciendo: No es bueno que la mujer esté sola, no es bueno que el niño, el anciano, el joven estén solos; no es bueno. Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y los dos no serán sino una sola carne (cf. Gn 2,24). Los dos no serán sino un hogar, una familia.” ¿Tengo claro cual es mi misión dentro de mi familia?


Consejo de la semana: El Papa Francisco en muchas ocasiones al hablar de la familia nos ha invitado a meditar sobre tres palabras. En su catequesis del 13 de mayo de 2015 nos decía:  “(1) Permiso. Cuando nos preocupamos por pedir gentilmente eso que quizá creemos que merecemos, ponemos una defensa real en el espíritu de la convivencia matrimonial y familiar. (2) Gracias. Debemos ser intransigentes sobre la educación en la gratitud, en el reconocimiento: la dignidad de las personas y la justicia social pasan ambas por aquí. (3) Perdón. Palabra difícil, sí, pero también necesaria. Cuando falta, pequeñas grietas se engrandecen –aún sin quererlo– hasta convertirse en fosas profundas.” Aprovecha estos días para repasar en tu oración cómo vives estas palabras en tu familia. Haz propósitos concretos y compártelos con los demás miembros de tu hogar.


Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.


P. Ángel

Enlaces


Copyright © 2022 Parroquia Cristo Redentor
Urb. El Paraíso, 140 Calle Ganges, San Juan, Puerto Rico 00926
T. 787-946-1999   |   CE. pcr@arqsj.org

               

Powered by Wild Apricot Membership Software