Parroquia Cristo Redentor

             

Blog del párroco


Cree su cuenta gratuita para poder comentar las entradas. Además tendrá acceso a secciones exclusivas y quedará suscrito a nuestros envíos por correo electrónico.

<< First  < Prev   1   2   3   4   5   ...   Next >  Last >> 
  • 2019-01-18 7:20 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    Hoy asisten María y Jesús a una boda en la que a los novios se les ha acabado el vino. Pero una boda sin vino no es una fiesta. El mensaje es claro: la boda sin vino, sin fiesta, es la vida sin Dios, en la que no hay alegría; por el contrario, la boda con el vino nuevo es la vida con Dios. El vino de los novios de esta boda se había acabado, igual que la alegría y el gozo que se fundamentan en las posibilidades humanas se acaban. El vino (=la vida y la alegría) que ofrece Jesús es nuevo, distinto al que tenían los novios (y por supuesto, muchísimo mejor, además de sobreabundante) porque es el que Dios da. El vino que Jesús regala a los novios apunta al vino que nos dará en la Eucaristía, un vino que es Él mismo. La Eucaristía es la fuente de la vida y la alegría verdadera. La Eucaristía es el sacramento del Misterio Pascual de Jesús, de su “hora”. El hombre de nuestro tiempo piensa que puede conseguirlo todo y solucionarlo todo por sí mismo, que con la técnica y la ciencia y la solidaridad va a conseguir la realización y la felicidad. No se da cuenta de que todo lo que hace sin Dios no da los resultados esperados y al final pasa. ¿Nos damos cuenta de que no hay otra solución que la que propone María: “Hagan lo que Él les diga”?

    Consejo de la semana: Ora diariamente en tu hogar. Trata de que sea cada día a la misma hora. Prepárate un lugar que sea acogedor. Enciende una vela. Abre la Biblia. Coloca un crucifijo o la imagen de Nuestro Señor. Quizás también la de la Virgen o algún santo. Adopta una postura cómoda, pero sin que haya peligro de que te duermas. Para dejar a Dios actuar en ti en la oración tienes que estar bien despierto. Dedica cada día al menos 30 minutos. Invoca al Espíritu Santo y pídele que te abras a la presencia amorosa de Dios.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2019-01-11 6:37 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    La fiesta del bautismo del Señor cierra el ciclo navideño. En Navidad Cristo se manifiesta a los pobres y humildes en Belén. En Epifanía se manifiesta a todos los pueblos. Hoy en el bautismo se completan las anteriores con una manifestación de la divinidad de Jesús por parte del Padre y del Espíritu. “Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto” (Lc 3,22), dice el Padre. ¿Cómo hacemos para escuchar al Padre manifestarnos que Jesús es su Hijo, el amado? Hemos visto durante todo este tiempo cómo Dios viene a nosotros esperando ser acogido. De nuestra acogida –no de no hacer cosas malas y “portarnos bien”, ni siquiera de “cumplir con Dios”– depende nuestra salvación: la comunión con Dios y los hermanos. Este proceso no llegó a su fin con nuestro bautismo, sino que comenzó ese día. Debemos dejar que Dios lo lleve a su culminación colaborando con Él. Si repasáramos el año que acaba de terminar, ¿podríamos comprobar que hemos avanzado en la acogida de Dios en nuestras vidas?

    Consejo de la semana: Hoy concluye el breve tiempo litúrgico de la Navidad y, a la vez, nos encontramos iniciando un nuevo año. Te invito a tomar, de las cosas que has visto en tu oración personal que Dios te pide, una o dos, y poner manos a la obra sin dejar pasar un día más. Te sugiero: (a) adoptar la costumbre de confesarte mensualmente, (b) adoptar la práctica de dedicar al menos quince minutos semanales a la adoración eucarística, (c) adoptar la práctica de orar diariamente media hora tomando como apoyo las lecturas de la Misa de cada día.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2019-01-03 4:12 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    La Epifanía es una de las fiestas litúrgicas más antiguas, más aún que la misma Navidad. Comenzó a celebrarse en Oriente en el siglo III y en Occidente se la adoptó en el curso del IV. Epifanía, voz griega que a veces se ha usado como nombre de persona, significa "manifestación", pues el Señor se reveló a los paganos en la persona de los magos. Tres misterios se suelen celebrar en esta sola fiesta, por ser tradición antiquísima que sucedieron en una misma fecha aunque no en un mismo año; estos acontecimientos salvíficos son la adoración de los magos, el bautismo de Cristo por Juan y el primer milagro que Jesucristo, por intercesión de su madre, realizó en las bodas de Caná y que, como lo señala el evangelista Juan, fue motivo de que los discípulos creyeran en su Maestro como Dios. Para los occidentales, que aceptaron la fiesta alrededor del año 400, la Epifanía es popularmente el día de los reyes magos. El verdadero rey que debemos contemplar en esta festividad es el pequeño Jesús. La estrella condujo a los magos junto al Niño Divino, al que buscaban para adorarlo. Los magos supieron utilizar sus conocimientos —en su caso, la astronomía de su tiempo— para descubrir al Salvador, prometido por medio de Israel, a todos los hombres. ¿Qué recursos utilizo yo para llegar al encuentro personal con Jesús? ¿Qué me impide reconocer la “estrella” que Dios hace brillar para guiarme? ¿Estoy dispuesto a hallar al Niño en la humildad del “pesebre”?

    Consejo de la semana: Te invito a meditar en el silencio de tu oración personal qué desearías ofrecerle al Niño como regalo este día. Pregúntale también a Jesús qué es lo que Él desea que le regales, que le entregues. No olvides que lo que le niegas a Jesús te lo niegas a ti mismo, y lo que le entregas a Jesús te lo das a ti mismo.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-12-26 8:44 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    En la Misa de clausura del Encuentro mundial de las familias de 2015 en Filadelfia el Papa nos dio una bella catequesis sobre la familia. Meditemos algunas de sus palabras: “La familia tiene carta de ciudadanía divina. ¿Está claro? La carta de ciudadanía que tiene la familia se la dio Dios, para que en su seno creciera cada vez más la verdad, el amor y la belleza. […] Dios no quiso venir al mundo de otra forma que no sea por medio de una familia. Dios no quiso acercarse a la humanidad sino por medio de un hogar. Dios no quiso otro nombre para sí que llamarse Emmanuel (Mt 1,23), es el Dios-con-nosotros. Y este ha sido desde el comienzo su sueño, su búsqueda, su lucha incansable por decirnos: «Yo soy el Dios con ustedes, el Dios para ustedes». Es el Dios que, desde el principio de la creación, dijo: «No es bueno que el hombre esté solo» (Gn 2,18a), y nosotros podemos seguir diciendo: No es bueno que la mujer esté sola, no es bueno que el niño, el anciano, el joven estén solos; no es bueno. Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y los dos no serán sino una sola carne (cf. Gn 2,24). Los dos no serán sino un hogar, una familia.” ¿Tengo claro cual es mi misión dentro de mi familia?

    Consejo de la semana: El Papa Francisco en muchas ocasiones al hablar de la familia nos ha invitado a meditar sobre tres palabras. En su catequesis del 13 de mayo de 2015 nos decía: “(1) Permiso. Cuando nos preocupamos por pedir gentilmente eso que quizá creemos que merecemos, ponemos una defensa real en el espíritu de la convivencia matrimonial y familiar. (2) Gracias. Debemos ser intransigentes sobre la educación en la gratitud, en el reconocimiento: la dignidad de las personas y la justicia social pasan ambas por aquí. (3) Perdón. Palabra difícil, sí, pero también necesaria. Cuando falta, pequeñas grietas se engrandecen –aún sin quererlo– hasta convertirse en fosas profundas.” Aprovecha estos días para repasar en tu oración cómo vives estas palabras en tu familia. Haz propósitos concretos y compártelos con los demás miembros de tu hogar.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-12-20 9:03 AM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    En la homilía que pronunció en el Santuario de El Cobre, Cuba, el 22 de septiembre de 2015, comentando este pasaje, el Papa Francisco nos dijo: “El Evangelio que escuchamos nos pone de frente al movimiento que genera el Señor cada vez que nos visita: nos saca de casa. Son imágenes que una y otra vez estamos invitados a contemplar. La presencia de Dios en nuestra vida nunca nos deja quietos, siempre nos motiva al movimiento. Cuando Dios visita, siempre nos saca de casa. Visitados para visitar, encontrados para encontrar, amados para amar. […] Estamos invitados a «salir de casa», a tener los ojos y el corazón abierto a los demás. Nuestra revolución pasa por la ternura, por la alegría que se hace siempre projimidad, que se hace siempre compasión —que no es lástima, es padecer con, para liberar— y nos lleva a involucrarnos, para servir, en la vida de los demás.” ¿He recibido la visita del Señor en mi vida? ¿Me ha «sacado de casa» para servir? ¿Vivo la ternura, la alegría que se hace projimidad?

    Consejo de la semana: Te invito a vivir esta Navidad como lo hizo María. Ora en silencio antes de comenzar tu día, antes de que la algarabía, las voces, la música ocupen tus sentidos. Medita en la invitación que Dios te hace para que lo acojas en tu vida ese día. Déjate visitar por Jesús. Toma como base el evangelio de la Misa del día. Y escucha al Espíritu antes de dar tu respuesta, antes de dar tu «sí», como María, a Dios. Hazte consciente que esa respuesta se hará concreta en tus palabras y acciones a lo largo del día. Luego, antes de ir a descansar en la noche, dedica un par de minutos a repasar tu día y cómo compara tu respuesta vivida contra la respuesta que diste en la oración. Pide perdón y ayuda por lo que no fue coherente y agradece todo lo demás. Disfruta según va creciendo tu acogida de Dios, de su voluntad.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-12-12 9:55 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    La invitación a la conversión que nos dirige Juan Bautista se verifica en cambios concretos de actitudes y acciones, según nuestra situación. «¿Qué debemos hacer?» (Lc 3,10.12.14). Es lo que el Evangelio nos invita a preguntar y a escuchar la respuesta de Dios para cada uno. ¿Sigues acaparando bienes y dinero cuando ya te sobra para vivir bien? Practica la generosidad y sé desprendido sobre todo con el más necesitado. ¿Usas el tiempo para ti, tus cosas, tu disfrute y según tus prioridades? Compártelo con quien espera de tu tiempo para ser escuchado, quizás tu hijo o tu cónyuge, quizás tus padres que hace tiempo te esperan para hablar, los enfermos sin familia o que nadie visita. Pon como prioridad diaria tu media hora mínima de oración en silencio para encontrarte con Dios y dejar que te hable. ¿Sigues despojando a tu prójimo de su reputación, y hasta de su puesto en un estacionamiento o en una fila? Respeta su derecho. ¿Desobedeces las normas y leyes justas puestas para salvaguardar el bien común? Imita a Jesús que con todo y ser el Hijo «aprendió, sufriendo, a obedecer» (Hb 5,8).

    Consejo de la semana: Haz una lista de los hábitos que vas a revisar en tu vida. Dialoga pausadamente con Dios en tu oración sobre lo que hay que quitar, cambiar o añadir este Adviento para preparar bien la llegada del ‘Dios-con-nosotros’. De manera especial revisa tu empleo del tiempo, de tus bienes y de tu dinero. Si hacemos lo mismo de cada año tendremos los mismos resultados que nos dejan insatisfechos. Toma la decisión de que este año no sea así.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-12-04 9:14 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    Juan Bautista se define como la voz que grita en el desierto. El desierto simboliza nuestra vida y nuestro entorno cuando no está regido por la voluntad de Dios. Curiosamente, de tanto vivir en el desierto nos acostumbramos a él. Viene entonces la resistencia al cambio: queremos seguir como estamos. Si no nos dejamos sacudir por Juan Bautista seguiremos frustrando nuestras expectativas más profundas y las de la sociedad, sufriendo todos las consecuencias, pues la fe no es para vivirla sólo en el templo sino para que todos vean la salvación de Dios. ¿Cómo acojo el mensaje de los profetas que Dios me envía en mi tiempo y lugar concreto? ¿Prefiero escuchar mejor al que confirma mis ideas y comportamientos que a quien me dice verdades que me fastidian?

    Consejo de la semana: Revisa si tu manejo de los bienes materiales y el dinero da testimonio de que Dios es tu verdadero tesoro, para que los demás puedan creer. Te invito a repasar ante el Señor en tu oración el contenido de la página cuatro del boletín de esta semana. Toma alguna de las preguntas y reflexiónalas en el silencio de la oración. Escucha lo que el Señor te dice y pídele que te ayude a lograrlo.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-11-30 6:30 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    El Mesías vino hace dos mil años en Navidad. Él volverá “con gran poder y gloria” al fin de los tiempos, como nos dice el evangelio de este día. El tiempo del Adviento que hoy comenzamos nos quiere ejercitar en una virtud cristiana básica: la esperanza. Ella se puede ver amenazada, por un lado, por la rutina que nos adormece y nos lleva a buscar compensaciones para disfrutar y pasarla bien, y por otro, la intranquilidad y hasta desesperación al ver deteriorarse continuamente la convivencia entre personas y pueblos, la crisis en la economía, el aumento de catástrofes naturales, de guerras y terrorismo, etc. Por eso hoy el Señor nos pregunta: ¿Qué es lo que te da seguridad? ¿Qué esperas? ¿De quien? Y nos invita a la vigilancia, es decir, a poner nuestra seguridad en Él y en su Palabra mientras colaboramos en la construcción del Reino cuyo advenimiento no fallará.

    Consejo de la semana: Si no lo has hecho todavía, apresúrate a preparar la corona de Adviento en tu hogar. Es tan sencillo de hacer y encierra un simbolismo tan hermoso. Debe ser el centro de la oración hogareña, donde la familia se reúne para orar diariamente como comunidad en espera y así preparar las venidas cotidianas de Cristo a nuestras vidas.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-11-22 9:13 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    La celebración de la realeza de Jesucristo es siempre la culminación del año litúrgico que concluye esta semana. El evangelio confronta la realeza de Cristo con la realeza del mundo. Su Reino no es de este mundo ni como los de este mundo que buscan dominar a sus súbditos y que éstos sirvan al rey. El Reino de Dios es justamente lo opuesto: salvar a sus criaturas poniéndose a su servicio, amándolas, buscando su bien. Y para ser testigo de esta verdad (“Dios es amor”) Jesús asume el servicio sin límite ni condiciones; por eso hoy celebramos que Cristo reina desde la Cruz. ¿Qué implica para mí aceptar el testimonio de Jesús, escuchar su voz? ¿Estoy dispuesto a reinar con Jesús y como Jesús?

    Consejo de la semana: Revisemos cómo nos estamos dejando amar por Dios. ¿Cómo dejo que Jesús sea Rey para mí (cómo dejo que me sirva)? ¿Qué obstáculos le pongo a su amor? ¿La cantidad y calidad de mi oración diaria me permite una experiencia de su amor? ¿El tiempo y energías que dedico a servir a los demás me permiten una experiencia cotidiana de su amor?

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-11-14 6:33 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    Cerramos el año litúrgico con una invitación a la esperanza cristiana. Ante todo el mal que vemos y que nos afecta a diario, Jesús invita a sus discípulos a confiar firmemente en su Palabra, la Palabra de Dios que, en contraste con el mundo, es la única que no pasará. Sólo lo que se apoya en Dios y su Palabra permanecerá. Todo lo demás desaparecerá, porque es Dios quien da consistencia y valor de eternidad a las cosas. No nos toca vivir pendientes del fin y ni de cuando llegará, sino pendientes de toda Palabra que sale de la boca de Dios. El Catecismo nos dice: «La esperanza es la virtud teologal por la que aspiramos al Reino de los cielos y a la vida eterna como felicidad nuestra, poniendo nuestra confianza en las promesas de Cristo y apoyándonos no en nuestras fuerzas sino en los auxilios de la gracia del Espíritu Santo» (no. 1817). ¿Cómo está nuestra esperanza?

    Consejo de la semana: Te invito a reflexionar lo siguiente en tu oración personal esta semana: ¿Qué esperas de Dios? ¿En qué se apoya tu esperanza? ¿Cómo la cultivas? ¿En qué palabras y acciones concretas se manifiesta en tu vida?

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

<< First  < Prev   1   2   3   4   5   ...   Next >  Last >> 
Enlaces

Lectio y Subsidio recientes

Escucha el sonido de CARCO

rezandovoy

Copyright © 2019 Parroquia Cristo Redentor
Urb. El Paraíso, 140 Calle Ganges, San Juan, Puerto Rico 00926
T. 787-946-1999   |   CE. pcr@arqsj.org

Powered by Wild Apricot Membership Software