Parroquia Cristo Redentor

Blog del párroco

Cree su cuenta gratuita para poder comentar las entradas. Además tendrá acceso a secciones exclusivas y quedará suscrito a nuestros envíos por correo electrónico.


<< First  < Prev   1   2   3   4   5   ...   Next >  Last >> 
  • 2021-06-17 10:22 AM | P. Angel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    El evangelio de hoy se desarrolla en el mar, que en la mentalidad bíblica era considerado con temor por ser fuente de peligros. Jesús salva a sus discípulos del naufragio ante la tempestad, mostrándose más fuerte que el mal. Pero nos enseña que el “estar” con Él no nos exime de los peligros. Sólo la fe nos da la seguridad de que Jesús siempre protege con su poder a sus discípulos. En los momentos de tempestad en mi vida, ¿en qué, en quién o en quienes confío? ¿Qué me da paz? ¿Me dejo sorprender y asombrar por el poder soberano de Jesús o le exijo que actúe como yo quiero?

    Consejo de la semana: Llama esta semana a algún miembro de la parroquia que viva o esté sólo. Deja que Jesús esté con él a través tuyo un buen rato, sin prisas. Si no conoces, pregúntale a P. Javier o a Ileana López, coordinadora del Ministerio de la pastoral de la salud.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2021-06-10 5:07 PM | P. Angel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    La parábola de Jesús sobre la semilla nos desvela una ley de la naturaleza… y de la fe: en lo más pequeño, en lo cotidiano, en cuanto sucede tan a menudo que no llama la atención, está Dios actuando, escondido. Creer en este Dios, latente pero activo, viéndolo actuar y colaborando con Él nos da esa paz que sólo Dios produce y que el mundo no puede dar. ¿Desconfío o me desanimo frente a los problemas que parecen no tener solución sino complicarse más cada día? ¿Me he dado cuenta de que la solución a lo que me agobia está en dejar a Dios actuar en mi, es decir, en creer (fiarme de Él y obedecerle)? ¿Qué voy a hacer para dejar a Dios fortalecer mi fe, para dejar que me ponga en la ruta de su voluntad?

    Consejo de la semana: Con alguien que te manifieste estar abrumado por los problemas que tiene, o que no entiende cual es la voluntad de Dios, saca tiempo para escucharle e invitarle a orar juntos, quizás frente al sagrario, utilizando tu texto favorito de la Sagrada Escritura para estas situaciones.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2021-06-03 6:10 PM | P. Angel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    En el evangelio de Marcos el pan es símbolo de la misión de Jesús de reunir y alimentar a todos los pueblos. Lo vemos claramente en las multiplicaciones de los panes que narra el evangelista. Por tanto, al alimentarnos con su pan en la Eucaristía, Jesús nos está invitando a participar en su misión. Él nos aclara bien que el pan es su cuerpo. Con ello nos invita a entregar nuestro cuerpo como él entrega el suyo al servicio de la misión, para buscar del bien de los hermanos amándolos. Nos dice también que es necesario beber del cáliz, es decir, compartir su fidelidad a la voluntad del Padre hasta la muerte. Pero nos asegura que la última palabra la tiene la Vida, simbolizada en el vino nuevo que beberá en el Reino de Dios luego de su muerte. ¿Cómo entiendo el significado de comulgar a la luz de las palabras de Cristo, que son las mismas que se repiten en la consagración en cada Misa?

    Consejo de la semana: El alimento que necesitamos todos es Dios. ¿Por qué no acercar a Dios a las personas con las que entramos en contacto mediante un gesto, una palabra, un consejo, una escucha atenta de sus necesidades: todo según lo que Dios nos inspire? Considera también comentar con algún amigo lo que Dios está haciendo en tu vida.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2021-05-26 11:23 AM | P. Angel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    El mandato misionero de Jesús incluye el bautismo “en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt 28,19), el Dios Trinidad que debe ser anunciado y acogido en la vida de cada ser humano como comunión. El seguimiento de Jesús tiene como finalidad que la Trinidad que se nos comunica en cada sacramento desde que recibimos el Bautismo viva en nosotros con su modo de ser: en comunión. Esto supone dejarnos transformar, divinizar, para pasar de ser personas buenas que viven para sí mismas tratando de no hacer mal a los demás e incluso haciendo algunas obras buenas por el prójimo, a personas que viven al servicio del bien de los demás, es decir, personas en las que Dios que es Amor vive y actúa como actúa en la Trinidad. ¿Cómo hago presente en mi entorno la Trinidad que habita en mí? ¿Qué cambios me pide Dios para vivir en mi la comunión en la familia? ¿En la parroquia?

    Consejo de la semana: Para dejar que Dios te divinice es indispensable practicar la lectura orante de la Palabra (Lectio divina) diariamente, y confesar y comulgar con frecuencia. También es indispensable abrirse generosa y desinteresadamente al servicio de los “pobres”, es decir, de aquellos con carencias en el cuerpo o en el espíritu, para que Dios pueda amarlos por nuestro medio. Te recomiendo vivamente que participes en algún grupo o ministerio parroquial como, por ejemplo: lectores y monitores, Cáritas parroquial o Pastoral de la salud. Habla con P. Javier si tienes dudas o reservas.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2021-05-20 5:49 PM | P. Angel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    Hoy celebramos al Amor Persona, el amor entre el Padre y el Hijo en la Trinidad. Es el Espíritu Santo el que se derrama en el hombre moviéndolo internamente para que se abra amorosamente –a la manera de Jesús– al hermano y se arroje confiadamente en los brazos del Padre, es decir, para que sea uno con Jesús. El Espíritu Santo hace posible los sacramentos, la “Lectio divina”, el que vivamos como Jesús entregados en todo a buscar el bien de los hermanos –que amemos–, hace posible que la comunidad cristiana sea “un solo cuerpo y un solo espíritu” en Cristo, nos capacita para testimoniar con la vida que Dios está a nuestro servicio –que es Amor–. Acoger al Espíritu Santo en nuestra persona requiere dejarnos transformar por Él para ser sus instrumentos vivos que le permitan pensar, querer, hablar y obrar en cada uno de nosotros. ¿Qué cambiaría en mi vida si “quedara lleno” del Espíritu Santo? ¿Qué cambiaría en mis relaciones? ¿Qué cambiaría en mi uso del tiempo? ¿Qué cambiaría en mi uso del dinero?

    Consejo de la semana: Te invito a repasar cómo estás dejando que el Espíritu Santo te haga “un solo cuerpo y un solo espíritu” con Cristo en la comunidad de fe que llamamos Cristo Redentor. Puedes revisar a cuántos hermanos y hermanas conoces por su nombre, conoces sus circunstancias familiares y de trabajo; por cuántos rezas y te interesas por ayudarles en sus luchas; a cuántos de los que están necesitados (con carencias espirituales, morales, físicas, económicas, etc.) has socorrido en el último mes. ¿Qué te pide hoy el Espíritu?

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2021-05-13 2:53 PM | P. Angel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    La ascensión del “Señor Jesús” es una imagen para expresar que Él es Dios: tanto el “subir al cielo” como el “sentarse a la derecha del Padre” esto es lo que significan. Terminada la misión de Jesús en el mundo, comienza la etapa de la misión de sus discípulos, o mejor dicho, de Él en sus discípulos –tu y yo–, y lo que en un principio era sólo para los judíos ahora abarca todas las naciones. Pero no somos enviados por separado, individualmente, sino como comunidad de creyentes: esto es parte del anuncio. Y no vamos solos: puesto que el Señor Jesús es Dios, Él vive en la comunidad de creyentes –los que viven en su nombre– y es quien por medio de la comunidad anuncia la Buena Nueva y hace su obra. Cada uno de nosotros nos tenemos que preguntar: ¿vivo en el Señor Jesús –en su nombre?, ¿vivo en comunidad de fe?, ¿qué señales de esto veo en mi vida?

    Consejo de la semana: Durante la recitación del Credo o Profesión de fe, las palabras “y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre” se pronuncian con la cabeza ligeramente inclinada hacia adelante, en señal de respeto y agradecimiento a Dios por el increíble amor que nos mostró con el acontecimiento de la Encarnación. ¿Por qué no mostrar que somos una sola comunidad –un solo Cuerpo Místico de Cristo– siguiendo todos las indicaciones de la liturgia?

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2021-05-06 7:47 AM | P. Angel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    Ya la semana pasada Jesús nos había dicho que para dar fruto es necesario “permanecer” en su amor. Hoy nos explica lo que esto implica: (1) dejarse amar (=servir) por Él, (2) querer lo que él quiere (=buscar y cumplir su voluntad), y (3) dejarle a Él amar por medio de nosotros. Dejarse amar por Dios implica permitir que nos regale su visión, su sabiduría, para verle cuidándonos, sanándonos, guiándonos en cada instante. Cuando esto no se vive, acabamos mendigando ese amor a algo o a alguien que no puede dárnoslo, y que acaba por dejarnos vacíos. Vivir en la voluntad de Dios significa dejarnos guiar por la Ley de la Nueva Alianza: el Espíritu Santo. Lo tercero es la consecuencia lógica de lo anterior: el Espíritu nos lleva a ponernos al servicio del bien de los hermanos. Entonces es Dios, quien es Amor, quien ama en cada uno. ¿Puedo ver estos tres componentes del “permanecer” en mi vida? ¿O sigo fracasando en mis intentos de “ser amado” y de “amar” sin Dios?

    Consejo de la semana: Sin formación en la fe es imposible afrontar con coherencia los retos que nos presenta una sociedad hostil a la fe. Entre ellos, el profundizar en la experiencia personal de comunión con Dios y el transmitir este estilo de vida a los hijos. Te animo a estudiar por tu cuenta el Catecismo de la Iglesia Católica o el Compendio del Catecismo. También en Internet tienes hoy en día una amplia oferta de formación en los temas más variados, desde espiritualidad y liturgia hasta Biblia y Teología del cuerpo. Pero cerciórate de que la fuente de los mismos es católica. Si tienes dudas, pregúntame. Verás que cuando le das a Dios, Él siempre te regresa el ciento por uno.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2021-04-29 10:57 AM | P. Angel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    Jesús nos dice en el evangelio de hoy que Él es la vid, nosotros los sarmientos y el Padre es el viñador. Los sarmientos no pueden dar fruto si no forman parte de la vid. Tampoco nosotros podemos dar fruto si no “permanecemos” en Cristo, es decir, si no vivimos en comunión con Él y nuestra vida es a la vez nuestra y de Él de modo que su obrar se manifiesta en nosotros. Por otro lado, el Padre es quien se ocupa de que la vid esté frondosa y produzca fruto abundante y de calidad. Para eso corta los sarmientos que no dan fruto y poda aquellos que dan fruto para que den más. Si hemos sido injertados en la vid por el Bautismo pero no damos fruto porque no dejamos que Dios obre en nosotros y por medio de nosotros, entonces seremos cortados de la vid. Pero si dejamos a Dios vivir y obrar en y por nosotros, entonces el Padre nos podará para hacernos cada vez más semejantes a su Hijo. Esto, sin duda, es doloroso, pero es la única manera de que demos fruto abundante. ¿Soy un sarmiento seco o viviente? ¿Me dejo podar para dar más fruto o me aferro celosamente a mi zona de confort?

    Consejo de la semana: Repasa como vives los medios que te permiten sostener la unión vital con Jesús, ser sarmiento vivo que da fruto: la oración y la Lectio divina diaria, el rezo diario del Rosario, la Eucaristía con comunión semanal, la adoración eucarística semanal, la confesión mensual, el estudio de la fe, el servicio generoso y desinteresado a quien no te puede corresponder, sobre todo a los necesitados en nuestra comunidad de fe. ¿Qué necesitas ajustar?

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2021-04-22 1:43 PM | P. Angel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    Jesús se nos revela como el Buen Pastor. Un pastor que hace lo que ningún pastor, por bueno y responsable que sea, está dispuesto a hacer: “Yo doy mi vida por las ovejas”. Cinco veces en el pasaje de hoy se dice que Jesús da la vida por las ovejas, es decir, que ama a las ovejas más que a su propia vida. ¿Puedo atestiguar que Jesús me ama más que a su propia vida? También se nos dice que el Buen Pastor conoce a sus ovejas y las suyas le conocen. El modelo del conocimiento que se da entre las ovejas del rebaño de Jesús y el Buen Pastor es como el conocimiento que se da entre Jesús y su Padre. ¿Es mi conocimiento, como oveja del Buen Pastor, fruto de la comunión de vida con Jesús Buen Pastor? ¿Conozco sus preferencias, estilos, enfoques? ¿Confiesa mi modo de vivir que conozco al Buen Pastor?

    Consejo de la semana: Celebramos este domingo la Jornada Mundial de oración por las vocaciones. Te invito a leer y meditar el mensaje del Santo Padre que encuentras fácilmente buscando en Internet. Haz el propósito de incluir diariamente en tu oración una intención pidiendo por las vocaciones, sobre todo en nuestra Arquidiócesis. ¿A quién le aconsejarías que considerara si el Buen Pastor lo está llamando al sacerdocio ministerial o a la vida consagrada? ¿Qué te está pidiendo Dios que hagas para promover la respuesta vocacional en tantos jóvenes que hoy están siendo llamados?

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2021-04-14 9:09 AM | P. Angel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    Cristo al presentarse resucitado a sus discípulos «les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras» (Lc 24,45). Cristo ilumina las Escrituras para que se puedan entender correctamente, y a su vez, las Escrituras iluminan el sentido de la vida, pasión, muerte y resurrección de Cristo. En la misma escena, para que superaran su sorpresa y sus dudas, se deja palpar y come con los discípulos. Finalmente, los envía como testigos de la resurrección. ¿Cómo venzo yo mis dudas y perplejidades? ¿Dónde palpo a Jesús y como con Él? ¿Cómo dejo que me abra el entendimiento para comprender las Escrituras?

    Consejo de la semana: Te invito a practicar diariamente por espacio de al menos 30 minutos la Lectio divina con las lecturas que la Iglesia ha escogido para la Misa del día. Puedes comprar un misal con las lecturas y su comentario en una librería católica y complementar con las notas a pie de página en tu Biblia. Hay también libros que tienen la Lectio diaria con sus pasos. Descarga un App como iBreviary o Laudate en tu celular para tener disponibles lecturas diarias. Puedes suscribirte al envío diario de “Aleteia.org”, “Catholic.net” y “Lectio divina Pan de cada día”, entre otros. Escucha los podcasts de “rezandovoy.org”. En nuestra página pacrired.org puedes crear tu cuenta gratuita y bajo Miembros/Formación/Lectio divina encuentras material adicional. Para la Lectio con las lecturas dominicales te ofrezco el guión que puedes descargar desde la página web de la parroquia (pacrired.org). Para el primer paso de la Lectio con las lecturas dominicales puedes conectarte al comentario que hago cada domingo antes de la Misa de 10:30 am por Zoom y que luego está disponible en formato de podcast y en YouTube accesibles desde la página web de la parroquia.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

<< First  < Prev   1   2   3   4   5   ...   Next >  Last >> 
Enlaces

Lectio y Subsidio recientes

rezandovoy

Copyright © 2021 Parroquia Cristo Redentor
Urb. El Paraíso, 140 Calle Ganges, San Juan, Puerto Rico 00926
T. 787-946-1999   |   CE. pcr@arqsj.org

               

Powered by Wild Apricot Membership Software