Parroquia Cristo Redentor

             

Blog del párroco


Cree su cuenta gratuita para poder comentar las entradas. Además tendrá acceso a secciones exclusivas y quedará suscrito a nuestros envíos por correo electrónico.

<< First  < Prev   1   2   3   4   5   ...   Next >  Last >> 
  • 2018-07-12 4:55 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    El pasaje evangélico de hoy nos narra el envío misionero por parte de Jesús a sus discípulos. Se les prohíbe llevar nada que no sea esencial: el bastón y las sandalias junto a la túnica que llevan puesta. Esto les recuerda a ellos –y pone de manifiesto a los que los reciban– que lo importante es el mensaje que anuncian y el poder de combatir el mal que Jesús les ha dado; todo lo demás pasa a un segundo plano. Esta radicalidad en el desprendimiento manifiesta cuánto están involucrados en la vida misma del Reino que anuncian. Pensemos qué llevamos cada uno en nuestro viaje por la vida, en nuestra misión de anunciar el Reino. ¿Voy ligero de equipaje como nos invita Jesús con su vida, sabiendo que lo que se me permite tener es por pura misericordia de Dios? ¿Voy por la vida con austeridad, como viajaban los primeros predicadores? ¿Soy consciente que mi renuncia a la cosas materiales es la mejor manera de vivir el mensaje que proclamo?

    Consejo de la semana: Para aprovechar mejor la celebración eucarística, en el momento que se colocan el pan y el vino sobre el altar ofrécete tú también con todo tu ser para que Jesús tome posesión de ti y te haga un solo cuerpo y un solo espíritu con Él. Al acercarte a comulgar, prepara tu corazón para recibir al Señor con una profunda acción de gracias, tanto por lo que te da que te gusta como por lo que no te gusta, pues todo es para tu bien. Si te has preparado bien durante la semana, antes de la Misa y en la misma celebración, el Señor llegará a ti como a su casa.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-07-05 11:26 AM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    Profeta en no es quien predice el futuro sino quien valora las cosas según Dios y habla en su nombre. El verdadero profeta ha sido elegido por Dios para esto. Es el caso de todo bautizado –tuyo y mío– que participa de la misión profética de Cristo. Son muchos los obstáculos en esta misión, desde la incredulidad de los destinatarios (como nos muestra el evangelio de hoy) hasta el ataque por parte de los falsos profetas (aquellos que todo el mundo quiere oír porque dicen lo que agrada, no lo que Dios quiere que se diga). Hoy se nos invita a reflexionar sobre cómo estamos siendo profetas en nuestra familia, trabajo, parroquia, comunidad. ¿Con qué obstáculos me encuentro? ¿Qué hago –o debería hacer– para superarlos?

    Consejo de la semana: En la liturgia bien celebrada participa todo nuestro ser: mente sentimientos, vista, tacto, voz… nada escapa de la influencia divina cuando dejamos que el Espíritu Santo ore en nosotros y con nosotros. Llega quince minutos antes de la hora señalada para la Santa Misa y recógete en oración en la capilla del Santísimo. Verás.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-06-27 3:44 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    El evangelio de esta semana nos presenta dos casos paralelos, con sus diferencias, de personas que buscan vida. La mujer con flujos de sangre había quedado legalmente marginada de la sociedad debido a las creencias del tiempo que consideraban esta hemorragia como algo impuro. La hija del jefe de la sinagoga con tan sólo doce años, gravemente enferma, muere. En ambas aparece clara la impotencia humana para alcanzar la salud, más aún la salud integral: personal, social, material y espiritual. Sólo quien es la Vida puede conceder vida y salud plena. ¿Dónde y cómo busco yo la salud integral y la vida? ¿Qué obstáculos me impiden acercarme a Jesús?

    Consejo de la semana: En el relato de hoy Jesús insiste en que sólo es necesario tener fe, es decir, fiarnos de Él y dejarlo actuar en nuestra vida: que las cosas se hagan como Él quiere. La fe es un don de Dios, por eso es necesario acogerlo y cuidarlo. Antes de iniciar el mes de vacaciones por excelencia, repasa cómo estás cuidando tu fe con la oración diaria en cantidad y calidad suficiente. ¿Cómo vas a asegurar que la oración no decaiga en las vacaciones? Repasa cómo estás dejando que Dios actúe en tu vida con la docilidad a las inspiraciones del Espíritu Santo y el rechazo tajante de todo lo que sabes que es contrario a la voluntad de Dios. Asegúrate de que en esto no hay vacaciones.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-06-20 4:15 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    El evangelio según san Lucas del que está tomado el fragmento que se proclama hoy narra en paralelo la anunciación, el nacimiento y la circuncisión de Jesús y de Juan, el precursor. El encuentro entre María y su prima Isabel, ambas embarazadas, es un encuentro también entre sus hijos, pues la vida humana comienza en la concepción. Juan saltó de alegría y de gozo incontenible cuando sintió la presencia del Salvador en el seno de María. El júbilo del niño inspiró a Guido d`Arezzo a dar el nombre a las notas musicales según la primera sílaba de los siete versos de la primera estrofa del himno compuesto por él para la fiesta de San Juan: “Ut (cambiado luego por Do) queant laxisResonare fibris - Mira gestorum - Famuli tuorum - Solve polluti - Labii reatum, - Sancte Ioannes” (“Para que tus maravillosas obras puedan ser cantadas por los labios manchados, limpia sus manchas, San Juan”). Isabel y Zacarías obedecen la voluntad de Dios manifestada por el ángel, Dios les muestra su misericordia y los vecinos y parientes les felicitan. Pero su obediencia tiene repercusiones más allá de su tiempo y geografía en millones de seres humanos. ¿Me doy cuenta que la voluntad de Dios que se cumple en mí y a través de mí impacta también a millones de personas y, además, me permite experimentar la misericordia de Dios?

    Consejo de la semana: Incluye hoy en tu oración una petición por la persona y ministerio de tu sacerdote y tu obispo, del Santo Padre y de todos los obispos y sacerdotes en el mundo. Necesitan el apoyo de tu oración y tu vida de entrega generosa a la voluntad de Dios para llevar a cabo la misión que Dios les ha encomendado. Incorpora esta costumbre a tu oración diaria.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-06-13 9:01 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    La parábola de Jesús sobre la semilla nos desvela una ley de la naturaleza… y de la fe: en lo más pequeño, en lo cotidiano, en cuanto sucede tan a menudo que no llama la atención, está Dios actuando, escondido. Creer en este Dios, latente pero activo, viéndolo actuar y colaborando con Él nos da esa paz que sólo Dios produce y que el mundo no puede dar. ¿Desconfío o me desanimo frente a los problemas que parecen no tener solución sino complicarse más cada día? ¿Ya me he dado cuenta de que la solución a lo que me agobia está en dejar a Dios actuar en mi, es decir, en creer? ¿Qué voy a hacer para dejar a Dios fortalecer mi fe, para dejarme poner en la ruta de su voluntad?

    Consejo de la semana: Con alguien que te manifieste estar abrumado por los problemas que tiene, o que no entiende cual es la voluntad de Dios, saca tiempo para escucharle e invitarle a orar juntos, quizás frente al sagrario, utilizando tu texto favorito de la Sagrada Escritura para estas situaciones.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-06-08 6:39 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    En el Evangelio de hoy Jesús dice: «Creedme, todo se les podrá perdonar a los hombres: los pecados y cualquier blasfemia que digan; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás, cargará con su pecado para siempre» (Mc 3,28-29). Explica San Juan Pablo II en su encíclica sobre el Espíritu Santo Dominum et Vivificantem nn. 46-47: La «blasfemia» no consiste en el hecho de ofender con palabras al Espíritu Santo; consiste, por el contrario, en el rechazo de aceptar la salvación que Dios ofrece al hombre por medio del Espíritu Santo, que actúa en virtud del sacrificio de la Cruz. [..] La blasfemia contra el Espíritu Santo es el pecado cometido por el hombre, que reivindica un pretendido «derecho de perseverar en el mal» —en cualquier pecado— y rechaza así la Redención. El hombre encerrado en el pecado, haciendo imposible por su parte la conversión y, por consiguiente, también la remisión de sus pecados, que considera no esencial o sin importancia para su vida. Esta es una condición de ruina espiritual. [..] En nuestro tiempo a esta actitud de mente y corazón corresponde quizás la pérdida del sentido del pecado. [..] Anteriormente el Papa Pío XII había afirmado que «el pecado de nuestro siglo es la pérdida del sentido del pecado» y esta pérdida está acompañada por la «pérdida del sentido de Dios».

    Consejo de la semana: Lee en el Catecismo de la Iglesia Católica los números 1846 al 1876. En tu oración esta semana pide al Espíritu la humildad para reconocer tus pecados y abrirte a la misericordia perdonadora y sanadora de Dios, especialmente acudiendo mensualmente al sacramento de la Confesión.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-05-31 9:17 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    En el evangelio de Marcos el pan es símbolo de la misión de Jesús de reunir y alimentar a todos los pueblos. Lo vemos claramente en las multiplicaciones de los panes que narra el evangelista. Por tanto, al alimentarnos con su pan en la Eucaristía, Jesús nos está invitando a participar en su misión. Él nos aclara bien que el pan es su cuerpo. Con ello nos invita a entregar nuestro cuerpo como él entrega el suyo al servicio de la misión, para buscar del bien de los hermanos. Nos dice también que es necesario beber del cáliz, es decir, compartir su fidelidad a la voluntad del Padre hasta la muerte. Pero nos asegura que la última palabra la tiene la Vida, simbolizada en el vino nuevo que beberá en el Reino de Dios luego de su muerte. ¿Cómo entiendo el significado de comulgar a la luz de las palabras de Cristo, que son las mismas que se repiten en la consagración en cada Misa?

    Consejo de la semana: El alimento que necesitamos todos es Dios. ¿Por qué no acercar a Dios a las personas con las que entramos en contacto mediante un gesto, una palabra, un consejo, una escucha atenta de sus necesidades: todo según lo que Dios nos inspire? Considera también comentar con algún amigo lo que Dios está haciendo en tu vida.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-05-25 3:29 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    El mandato misionero de Jesús incluye el bautismo “en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt 28,19), el Dios Trinidad que debe ser anunciado y acogido en la vida de cada ser humano como comunión. El seguimiento de Jesús tiene como finalidad que la Trinidad que se nos comunica en cada sacramento desde que recibimos el Bautismo viva en nosotros con su modo de ser: en comunión. Esto supone dejarnos transformar, divinizar, para pasar de ser personas buenas que viven para sí mismas tratando de no hacer mal a los demás e incluso haciendo algunas obras buenas por el prójimo, a personas que viven al servicio del bien de los demás, es decir, personas en las que Dios que es Amor vive y actúa como actúa en la Trinidad. ¿Cómo hago presente en mi entorno la Trinidad que habita en mí? ¿Qué cambios me pide Dios para vivir en mi la comunión en la familia? ¿En la parroquia?

    Consejo de la semana: Para dejar que Dios te divinice es indispensable practicar la lectura orante de la Palabra (Lectio divina) diariamente, y confesar y comulgar con frecuencia. También es indispensable abrirse generosa y desinteresadamente al servicio de los “pobres”, es decir, de aquellos con carencias en el cuerpo o en el espíritu, para que Dios pueda amarlos por nuestro medio. Te recomiendo vivamente que participes en algún ministerio parroquial como, por ejemplo: hospitalidad y acogida, lectores y monitores, Cáritas, Pastoral de la salud. Habla conmigo si tienes dudas o reservas.

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-05-18 3:26 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    Hoy celebramos al Amor Persona, el amor entre el Padre y el Hijo en la Trinidad. Es el Espíritu Santo el que se derrama en el hombre moviéndolo internamente para que se abra amorosamente –a la manera de Jesús– al hermano y se arroje confiadamente en los brazos del Padre, es decir, para que sea uno con Jesús. El Espíritu Santo hace posible los sacramentos, la “Lectio divina”, el que vivamos como Jesús entregados en todo a buscar el bien de los hermanos –a amar–, hace posible que la comunidad cristiana sea “un solo cuerpo y un solo espíritu” en Cristo, nos capacita para testimoniar con la vida que Dios está a nuestro servicio –que es Amor–. Acoger al Espíritu Santo en nuestra persona requiere dejarnos transformar por Él para ser sus instrumentos vivos que le permitan pensar, querer, hablar y obrar en cada uno de nosotros. ¿Qué cambiaría en mi vida si “quedara lleno” del Espíritu Santo? ¿Qué cambiaría en mis relaciones? ¿Qué cambiaría en mi uso del tiempo? ¿Qué cambiaría en mi uso del dinero?

    Consejo de la semana: Te invito a repasar cómo estás dejando que el Espíritu Santo te haga “un solo cuerpo y un solo espíritu” con Cristo en la comunidad de fe que llamamos Cristo Redentor. Puedes revisar a cuántos hermanos y hermanas conoces por su nombre, conoces sus circunstancias familiares y de trabajo; por cuántos rezas y te interesas por ayudarles en sus luchas; a cuántos de los que están necesitados (con carencias espirituales, morales, físicas, económicas, etc.) has socorrido en el último mes. ¿Qué te pide hoy el Espíritu?

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

  • 2018-05-11 3:24 PM | P. Angel L. Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:

    La ascensión del “Señor Jesús” es una imagen para expresar que Él es Dios: tanto el “subir al cielo” como el “sentarse a la derecha del Padre” esto es lo que significan. Terminada la misión de Jesús en el mundo, comienza la etapa de la misión de sus discípulos, o mejor dicho, de Él en sus discípulos –tu y yo–, y lo que en un principio era sólo para los judíos ahora abarca todas las naciones. Pero no somos enviados por separado, individualmente, sino como comunidad de creyentes: esto es parte del anuncio. Y no vamos solos: puesto que el Señor Jesús es Dios, Él vive en la comunidad de creyentes –los que viven en su nombre– y es quien por medio de la comunidad anuncia la Buena Nueva y hace su obra. Cada uno de nosotros nos tenemos que preguntar: ¿vivo en el Señor Jesús –en su nombre?, ¿vivo en comunidad de fe?, ¿qué señales de esto veo en mi vida?

    Consejo de la semana: Durante la recitación del Credo o Profesión de fe, las palabras “y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre” se pronuncian con la cabeza ligeramente inclinada hacia adelante, en señal de respeto y agradecimiento a Dios por el increíble amor que nos mostró con el acontecimiento de la Encarnación. ¿Por qué no mostrar que somos una sola comunidad –un solo Cuerpo Místico de Cristo– siguiendo todos las indicaciones de la liturgia?

    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.

    P. Ángel

<< First  < Prev   1   2   3   4   5   ...   Next >  Last >> 
Enlaces

Lectio y Subsidio recientes

Escucha el sonido de CARCO

rezandovoy

Copyright © 2018 Parroquia Cristo Redentor
Urb. El Paraíso, 140 Calle Ganges, San Juan, Puerto Rico 00926
T. 787-946-1999   |   CE. pcr@arqsj.org

Powered by Wild Apricot Membership Software