Parroquia Cristo Redentor

Blog del párroco

Cree su cuenta gratuita para poder comentar las entradas. Además tendrá acceso a secciones exclusivas y quedará suscrito a nuestros envíos por correo electrónico.


  • 2015-02-28 4:40 PM | P. Ángel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:


    Esta semana el pasaje evangélico da respuesta a la pregunta planteada por los discípulos en el lago: “¿Quién es éste?” (4,41). Es el mismo Dios Padre quien revela a Jesús e indica la actitud fundamental del discipulado: la escucha del Maestro. Aquí también se nos dice con qué autoridad Jesús ha pronunciado su enseñanza anterior sobre su Cruz y la del discípulo. En pocas palabras, en las enseñanzas de Jesús quien habla es el Hijo de Dios. Para entender esto los discípulos necesitaron de tiempo y de silencio. Necesitaron recorrer el camino que conduce hasta la Cruz. Sólo el discípulo que escucha y comprende este misterio, podrá ser misionero de la vida en el día pascual. ¿Cómo está mi trato cotidiano a solas, en el silencio, con el Maestro? ¿Cómo dejo que el Transfigurado me transfigure? ¿Veo algún signo de transfiguración en mi vida?


    Consejo de la semana: Antes de recibir la comunión, sea en la boca o en la mano, se debe hacer un gesto de adoración al cuerpo de Cristo que se va a recibir. Esto puede hacerse de dos formas: con una genuflexión o con una reverencia profunda. Es un acto de fe en la presencia real sustancial de Cristo en las especies consagradas. Se recomienda hacer el gesto cuando está recibiendo la Comunión la persona anterior a mí en la fila. ¿Ya sigo esta indicación de la Iglesia?


    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.


    P. Ángel

  • 2015-02-21 9:00 AM | P. Ángel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:


    La escena del evangelio de hoy es el preludio de todo el ministerio de Jesús. El Mesías e Hijo de Dios no seguirá el camino de los honores y la gloria, sino que asumirá los rasgos insólitos de la debilidad, la lucha y el sufrimiento. También los discípulos, como el Maestro, estamos llamados a recorrer este camino. Las tentaciones atraviesan toda la vida de Jesús y en todas ellas Jesús constantemente renueva su “SÍ” al proyecto del Padre. La tentación es una invitación a negar el señorío del Señor sobre nuestra vida, a negarnos a vivir en el Reino. Pero el discípulo no estará sólo si se apoya en la victoria de Él –el más fuerte–. Saldrá siempre adelante sostenido en su fidelidad por la fuerza que recibe por la participación en el Misterio Pascual de Cristo. ¿Cómo enfrento las tentaciones en mi vida? ¿A qué me invita Cristo hoy para vencerlas?


    Consejo de la semana:  Hemos distribuido los libritos de meditaciones diarias con temas de corresponsabilidad para la Cuaresma. En la portada te pedimos que hagas tuyo el siguiente programa espiritual: (1) ORACIÓN PERSONAL: 30 minutos diarios a solas con Dios; (2) SANTA MISA: asistencia puntual a la liturgia dominical; (3) RECONCILIACIÓN: al menos una vez en Cuaresma; (4) OFRENDA DE TESORO: participa en el Combo 3 en 1 para Cáritas parroquial y nuestros hermanos necesitados; (5) OFRENDA DE TIEMPO: visita un enfermo o envejeciente de la comunidad por espacio de media hora semanal. Anímate y verás que esta Cuaresma será diferente.


    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.


    P. Ángel

  • 2015-02-14 7:00 AM | P. Ángel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:


    «Si quieres, puedes limpiarme», le dice el leproso a Jesús. Él “quiere” y “puede”. En la época de Jesús nadie más podía, aunque hubiera querido. La lepra es signo del mal y del pecado en la vida del ser humano. Sólo Jesús puede liberarnos. Y además, quiere. ¿Es mi fe como para atreverme a decir las palabras del leproso? ¿Creo que Jesús quiere y puede limpiarme, sanarme de mi pecado, liberarme del mal que me aqueja en mi vida y en mis relaciones? ¿Cómo estoy haciendo para acercarme a Jesús y pedir su ayuda? ¿Cómo cultivo mi cercanía con Jesús diariamente?


    Consejo de la semana:  Haz el propósito de visitar a Jesús eucaristía semanalmente al menos por quince minutos. Haz el propósito de orar cada día meditando los Evangelios al menos 30 minutos a solas con Dios.


    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.


    P. Ángel

  • 2015-02-07 11:11 AM | P. Ángel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:


    En el evangelio de hoy las multitudes buscan algo más. Intuyen que la vida que llevan no es vida verdadera, vida en plenitud. En un lenguaje propio de la época, que mezcla lo espiritual y lo físico, se nos dice que los enfermos y los endemoniados buscaban frenéticamente a Jesús para que los liberara de sus males. Si hubieran pensado que era normal vivir así y no hubieran buscado sanación, si no hubieran buscado a Jesús, habrían quedado toda su vida así. Pero para los que buscan, la Buena Nueva es que el Reino presente en la persona de Jesús puede transformar sus vidas. ¿Eres de los “acostumbrados” o de los “buscadores”? ¿Cómo buscas a Jesús? ¿Dónde buscas a Jesús?


    Consejo de la semana:  Busca a Jesús en la media hora (mínimo) de oración diaria 

    apoyada en la Palabra, así como Jesús subía al monte de madrugada a encontrarse a solas con su Padre Dios. Búscalo en la confesión mensual (¿con qué frecuencia te confiesas?) y en la Eucaristía dominical o, si te es posible, diaria. Busca a Jesús en el servicio desinteresado atendiendo las necesidades de tu prójimo. ¿En qué ministerio parroquial de servicio a la comunidad participas?


    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.


    P. Ángel

  • 2015-01-31 1:25 PM | P. Ángel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:


    En una escena dramática el evangelista Marcos nos presenta un enfrentamiento entre Jesús y los demonios nada menos que en una sinagoga. Dos veces en el pasaje se nos dice que Jesús enseña con autoridad, es decir, que su palabra tiene efectos inmediatos; no sólo se escucha sino que se ve. En la mentalidad hebrea, el espíritu inmundo es lo adverso a Dios. Jesús demuestra que tiene poder para someter estas fuerzas del mal, liberando a las personas de ellas. Jesús puede y quiere liberarme de todo lo que se opone a Dios en mi vida, de todo lo que impide o retrasa mi santidad. ¿Cómo hago para expulsar todo poder extraño sobre mí y dejar que sólo Dios mande en mi vida, viviendo la libertad de los hijos de Dios?


    Consejo de la semana:  Durante la celebración de la Eucaristía, trata de escucharte y de entender el significado de las palabras que pronuncias para decirlas no sólo con tu voz, sino con todo tu ser.  Escúchate pronunciar “Te alabamos, Señor”, “Ven, Señor, Jesús”, “No soy digno de que entres en mi casa”, “Padre nuestro, que estás en el cielo”. Cobra conciencia de que estás en la presencia de Aquél a quien le hablas. Haz el esfuerzo por participar junto a toda la asamblea, a una sola voz, desechando las respuestas mecánicas, de prisa y sin pensar.


    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.


    P. Ángel

  • 2015-01-24 11:30 AM | P. Ángel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:


    Jesús pide la conversión (metanoia en griego) y creer la Buena Noticia porque el Reino de Dios se ha acercado. El reinado de Dios significa su actuar como Rey y Pastor de su pueblo. Es decir, en Jesús Dios se ocupa de su pueblo –de cada uno– con un cuidado amoroso para guiarlo a la plenitud de la vida. Esta es la Buena Noticia en la que hemos de creer. Pero para creer, para fiarnos de Jesús y dejar que nos cuide es necesaria la conversión. Convertirse no es sólo arrepentirse de los pecados y cambiar de conducta; significa un giro de vida: un ver todas las cosas con nuevos ojos, desde nuevas perspectivas, desde los nuevos valores y principios que Jesús revela en el Evangelio. El cambio de conducta será consecuencia de esto. ¿Noto que se da en mi vida este progresivo giro de vida al que Jesús me invita? La conversión es fruto del seguimiento de Jesús, de cultivar la comunión de vida con Él. ¿De qué manera concreta cultivo diariamente mi comunión con Jesús?


    Consejo de la semana:  La semana que concluye este domingo 25 de enero la Iglesia Universal celebra cada año el octavario de oración por la unidad de los cristianos. Vamos a unirnos a los cristianos de todo el mundo para pedir el pleno cumplimiento de las palabras del Señor en la Última Cena: “Padre santo, guarda en tu nombre a aquellos que me has dado para que sean uno como nosotros (Jn 17,11). Que la unidad de los que creen en Cristo sea una intención en nuestra oración diaria esta semana y a lo largo de todo el año.


    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.


    P. Ángel

  • 2015-01-17 12:20 PM | P. Ángel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:


    El evangelio de hoy está atravesado de manera muy viva por el intercambio intenso de miradas: de Juan hacia Jesús (v. 35); de Jesús a los dos discípulos (v. 38); de los discípulos a Jesús (vv. 38-39); y finalmente es Jesús el que dirige nuevamente su mirada a nosotros, en la persona de Pedro (v. 42). El evangelista utiliza verbos diferentes, pero todos cargados de distintos matices, de intensidad; no se trata de miradas superficiales, distraídas, fugaces, sino más bien de contactos profundos, intensos, que parten del corazón, del alma. Es así que Jesús, el Señor, mira a sus discípulos y nos mira a nosotros; es así también que nosotros deberíamos aprender a mirarlo a Él. ¿Tengo los ojos del corazón totalmente abiertos como para comenzar a ver lo que realmente sucede dentro de mí y a mi alrededor, y para reconocer en cada acontecimiento la presencia del Señor?


    Consejo de la semana:  Es estas primeras semanas del nuevo año es necesario proponerse seriamente recorrer un camino de crecimiento espiritual, dejando al Señor actuar mas en nosotros, cambiando aquello que en nuestro modo de vivir se lo impide. La semana pasada te invitaba a tomar un punto específico para trabajar en las próximas semanas. Hoy te invito a meditar sobre la proporción de tiempo que dedicas a servir a los demás sin esperar nada a cambio versus el tiempo que dedicas a tus cosas. ¿Cómo podrías servir más generosamente a Cristo en el prójimo?


    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.


    P. Ángel

  • 2015-01-10 9:10 AM | P. Ángel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:


    Jesús, al recibir el bautismo, expresa su plena solidaridad con la humanidad: es «verdadero hombre». Dios Padre proclamando a Jesús como su «Hijo amado» y el Espíritu Santo posándose sobre Él manifiestan la otra dimensión de su identidad: es a la vez «verdadero Dios». La presencia de Jesús, el Fuerte, y el don del Espíritu Santo en el bautismo constituyen dos preciosas condiciones para que también nuestra vida pueda convertirse en una respuesta cada vez mas fiel a las expectativas del Padre de modo que pueda decir con toda propiedad también de cada uno de nosotros: «es mi hijo amado». Nos debemos preguntar, pues: ¿qué significa para mí estar bautizado?, ¿percibo en mi vida el vínculo con Dios y con la Iglesia, Cuerpo de Cristo, que se estableció en mi bautismo?, ¿lo perciben los demás?


    Consejo de la semana:  Hoy concluye el breve tiempo litúrgico de la Navidad y, a la vez, nos encontramos iniciando un nuevo año. Te invito a tomar, de las cosas que has visto en tu oración personal que Dios te pide, una o dos, y poner manos a la obra sin dejar pasar un día más.  Si no has visto nada claro, te sugiero: (a) adoptar la costumbre de confesarte mensualmente, (b) adoptar la práctica de dedicar al menos quince minutos semanales a la adoración eucarística, (c) adoptar la práctica de orar diariamente media hora tomando como apoyo las lecturas de la Misa de cada día.


    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.


    P. Ángel

  • 2015-01-03 9:35 AM | P. Ángel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:


    La Palabra se hizo carne” (Juan 1,14a). El prólogo del evangelio de Juan nos narra algo tremendo, impensable, pero que de tanto escucharlo podría parecernos normal: Dios vino a habitar entre nosotros; en Jesucristo se unió tan inseparablemente con el hombre, que siendo Dios de Dios, luz de luz, es también verdadero hombre. La tienda del encuentro, morada de Dios entre los israelitas en el desierto, queda sustituida por Jesús. El que en el principio “estaba con Dios” (1,1b), quiso estar “entre nosotros” (1,14), para que completamente identificados con Él nosotros podamos estar en el incomparable intercambio de amor que es Dios. Ante Jesús recién nacido, aprendemos maravillados que “la Palabra se hizo carne” por amor a cada uno de nosotros. Contemplando a Jesús, “Palabra encarnada”, ¿qué propósitos me hago para mi vida personal, familiar, laboral, de amistades, de servicio, de compromiso eclesial el próximo año?


    Consejo de la semana:  Ponte junto al Nacimiento, o ante el Sagrario, y contemplando al niño Jesús lee muy despacio, tratando de entender, el Prólogo del Evangelio de Juan (1,1-18).


    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.


    P. Ángel

  • 2015-01-01 9:00 AM | P. Ángel Ciappi (Administrator)

    Queridos hermanos y hermanas:


    Al comenzar un nuevo año civil damos gracias a Dios: por su fidelidad a pesar de nuestras infidelidades, por su bondad a pesar de nuestra maldad, por su generosidad a pesar de nuestro egoísmo, por su amor a pesar de nuestro desamor.


    Queremos vivir cada día del nuevo año firmemente apoyados en Dios, la Roca firme, el único que le da estabilidad a nuestros vaivenes y fortalece nuestras debilidades permitiéndonos enfrentar el futuro con confianza. Reafirmamos nuestra fe en Aquel que es Señor del tiempo y de la historia: origen, centro y meta de nuestra historia personal y comunitaria; Aquel que con Amor nos conduce al Amor.


    Al cruzar el umbral de este Año Nuevo, celebramos la Solemnidad de Santa María, Madre de Dios, a quien invocamos justamente como Puerta del Cielo, para que bajo su amparo estos próximos meses, vividos a ejemplo de María en comunión con Dios, sean para nosotros verdadero camino hacia el Cielo.


    Hoy también la Iglesia celebra la Jornada Mundial por la Paz. Nosotros en Cristo Redentor hemos adoptado como lema para este año la frase: «En tu voluntad, Señor, encontramos nuestra paz» porque queremos tener bien presente que el cúmulo de bendiciones y bienes que Dios nos quiere conceder y que la Escritura designa con la palabra “shalom” (que traducimos por “paz”) sólo se alcanza cuando alineamos todos los aspectos de nuestra vida con la voluntad de Dios, cuando dejamos que sea el Espíritu Santo quien nos guíe en todo.


    Que en este Camino, Santa María, siempre Virgen, sea nuestra compañera inseparable. Sin duda, entonces, este será un feliz Año Nuevo.


    Gracias por ser parte de nuestra familia de fe. Dios te bendiga abundantemente.


    P. Ángel

Enlaces


Copyright © 2022 Parroquia Cristo Redentor
Urb. El Paraíso, 140 Calle Ganges, San Juan, Puerto Rico 00926
T. 787-946-1999   |   CE. pcr@arqsj.org

               

Powered by Wild Apricot Membership Software